Páginas

martes, 15 de marzo de 2016

PREGÓN DE LA SEMANA SANTA 2016 DE ALCALÁ DE LOS GAZULES


Rvdo Sr. Cura Párroco
Hermana Mayor del Beaterio
Sras. 2ª Tte. De Alcalde y miembros de la Corporación Municipal
Sr. Vicepresidente y miembros del Consejo Local Parroquial
Sr. Presidente y miembros del Consejo Local de Hermandades y Cofradías
Hermanos mayores de las  Hermandades y Cofradías
Autoridades civiles y militares
Querida presentadora
Amigos y amigas
Buenas tardes a todos:
Quiero comenzar este Pregón, agradeciendo a los Hermanos Mayores de las cofradías de nuestro Pueblo y especialmente a nuestro párroco, el Padre Tomás, mi nombramiento como pregonero de nuestra Semana Santa de Alcalá de los Gazules del año 2016. Quiero  transmitiros mi eterno agradecimiento por este nombramiento, que si bien supone una enorme responsabilidad, también supone un gran motivo de orgullo , pues no hay nada más bonito para un cofrade y alcalaíno, que pregonar nuestra multisecular Semana Mayor.

Gracias de Corazón.

También quiero dar las gracias de manera emocionada a mi amiga Paqui Loli por haber accedido a presentarme. Gracias por todo lo que has dicho de mí, sin  duda exagerado por el profundo cariño que nos profesamos desde que llegaste de tu Úbeda natal al que ya será para siempre para tí y para tus hijos vuestro pueblo, Alcalá de los Gazules. Qué os puedo decir yo de la señorita Paqui Loli, como todos la conocemos en el colegio. Excelente profesional, enamorada de su trabajo y maestra ejemplar,  la crueldad del destino visualizada en el fallecimiento de su marido e íntimo amigo nuestro, Juanito Méndez, más algunos que otros achaques, han hecho que ocasionalmente pierda su proverbial sonrisa, o que a veces no tenga ganas de muchas cosas. Pero no os equivoquéis, Paqui Loli ha demostrado con creces que es una mujer fuerte, fortísima díria yo, como aquellas del Antiguo Testamento, que ha sabido luchar y tirar para adelante ante tanta adversidad, muchas veces sola, y otras ayudada por su familia y por sus amigos.  Como decía la protagonista de la película  Memorias de África, brindo por la eterna amistad.  Y, desde este privilegiado púlpito, con el emocionado recuerdo a quienes ya no están físicamente con nosotros, pero están vivos en nuestra memoria,  quiero que sepas que mi familia y yo te queremos mucho. Por eso quiero decirte GRACIAS con todas las mayúsculas del cariño.

Por otro lado creo que todos me conoceís. No esperéis de mí un pregón de versos y de ripios. Ya habéis visto en otros pregones míos, que me gusta contar las cosas desde la narrativa y la prosa, intentando transmitiros mis impresiones, mis recuerdos y mis emociones. Será un pregón que hablará de arte, de historia, de personas y de sentimientos. Narrado desde mi vivencia cofrade desde que era niño cuando me iba a Arcos de la Frontera con mi tío Juan Marquez para vivir allí su Semana Santa.

En nuestro pueblo, la Semana Santa se vive desde mucho tiempo antes de que ésta llegue. Las diferentes cofradías preparan y ultiman los detalles para que la venidera salida procesional resulte todo lo lucida y bonita como sus hermanos quieren. Poco a poco en el ambiente  cofrade va aumentando el run-run, el cosquilleo en el estómago que anuncia la llegada de la Semana Mayor. Previamente, han sido innumerables los actos que nos han ido preparando para la celebración de la Muerte y Resurrección de nuestro Señor. Afortunadamente disfrutamos los alcalaínos de una Parroquia viva, en la que no faltan durante la Cuaresma charlas, actividades de formación, tríduos de las diferentes hermandades y cofradías, Vía Crucis de los grupos parroquiales y otras actividades. De todas ellas,me gustaría destacar la Semana Santa Chica que cada año organiza el Colegio SAFA. La ilusión con la que alumnos, profesores y padres organizan este acto es la base de su éxito. Nada mas que tenemos que ver las caras de esos pequeños capataces, niños-cargadores, penitentes, mantillas, etc, para saber que estamos sembrando un sentimiento que nos permitirá recoger los frutos cuando sean mayores. Yo os pregunto. ¿Cuántos niños que empezaron saliendo en la Semana Santa Chica, son ahora fervorosos cofrades, cargadores, penitentes, músicos , etc, de nuestras cofradías? Me diréis que muchos. Pero es que además, la semana antes, nuestro Centro ha realizado en la Victoria un innovador y sobrecogedor Via Crucis protagonizado por los alumnos de 4º de ESO. Como podéis ver los más pequeños y los más grandes. Unos participan desde la devoción y otros lo hacen en la oración. De ahí la importancia de esta  verdadera Cantera de cofrades, de cuidar y educar desde pequeñitos lo que nos distingue y lo que nos gusta. Porque no sólo debemos ser maestros de contenidos y asignaturas. También debemos ser educadores  en valores y actitudes. Y educadores en la FE. Por eso aprovecho este momento para animar a toda la comunidad educativa del Convento a seguir trabajando  en esta línea, la que nos identifica desde pequeñitos con nuestras señas de identidad, entre ellas la Semana Santa.

Y en todo este tiempo previo de preparación es fundamental la labor de nuestro Ayuntamiento. Aprovecho la presencia de los concejales de la Corporación Municipal para demandar el máximo interés para que el desarrollo de nuestras procesiones sea el mejor posible. Desde el Ayuntamiento se tiene que volver a poner todo el interés en la limpieza previa de las calles, en el vaciado de contenedores, en la retirada de los coches, en  la presencia de la policía, etc, etc. El desarrollo de una Semana Santa esplendorosa es algo que nos debe de preocupar a todos y estoy seguro que como máximos representantes de nuestro pueblo, a vosotros  también os debe de inquietar.

DOMINGO DE RAMOS

Nos cuenta Mateo que: “Fueron los discípulos e hicieron como les mandó Jesús: llevaron  la borrica y el pollino y pusieron sobre ellos los mantos, y montó encima, una gran multitud de gente tendieron sus mantos en el camino, otros cortaron ramas de árbol y alfombraron el camino. La gente que iba delante y las que le seguían gritaban: ¡¡ Hosanna al hijo de David¡¡ ¡¡Bendito el que viene en nombre del Señor¡¡ ¡¡Hosanna en las alturas¡¡. Y al entrar Él en Jerusalén, se alborotó toda la ciudad, diciendo: ¿Quién es éste? Y la muchedumbre decía: Este es Jesús el Profeta, el de Nazaret de Galilea.”

Por la mañana, como aquel día en Jerusalén, en el patio del Beaterio se organiza la procesión previa a los oficios del Domingo de Ramos. Llegan los niños y sus madres que posteriormente van a participar en la procesión de la Borriquita. Se reparten palmas y brotes de olivo y nos disponemos a conmemorar la entrada triunfal de nuestro Señor en la Ciudad Santa. Me viene a la memoria cuando de pequeñitos mi padre nos cantaba tal día como hoy aquel salmo tan bonito que decía: “Que alegría cuando me dijeron, vamos a la casa del Señor, ya están pisando nuestros pies, tus umbrales Jerusalén”. Desde hace varios años, las celebraciones en nuestra parroquia tienen una maravillosa solemnidad y cuentan con una gran participación. Quiero aprovechar desde aquí para felicitar a todo el equipo parroquial, encabezado por su párroco por hacer de nuestra parroquia una entidad abierta y participativa, que fomenta la asistencia a los diferentes cultos. Es el momento de las celebraciones solemnes, de las velas, de los antiguos ornamentos, del incienso, de los cantos (desde aquí mi homenaje a nuestro magnífico coro parroquial, pues es otro ejemplo vivo de compromiso e ilusión por lo que hacen)... En definitiva es el acontecimiento más importante del año cristiano.

Cuando acaba la misa, esperamos unos minutos hasta que llega la Agrupación Musical “Nuestro Padre Jesús Nazareno”, o lo que es lo mismo nuestra banda de música. Qué os puedo decir de ella, que ya no sepáis. Acabáis de escucharla. Nos siguen poniendo los vellos de punta. Precisamente este año se cumplen 20 años desde que salieran por primera vez acompañando al Nazareno, vestidos con las túnicas de la cofradía y con muy pocos miembros. Años después, adquirirían un prestigio que les llevaría a tocar por toda la provincia, e incluso por otras provincias y comunidades autónomas. Porque, ¿Qué sería de la Semana Santa sin música? ¿Entenderíamos  los cofrades nuestras salidas procesionales sin las bandas de música? ¿Cómo podrían andar nuestro pasos sin el acompañamiento a veces pausado y a veces rítmico de las diferentes agrupaciones? Nunca Alcalá le estará suficientemente agradecido a este grupo de hombres y mujeres, de mayores, jóvenes y niños, que durante la mayor parte del año ensayan todos los días, llueva o ventee, haga frío o haga calor, para poder estar afinados y a punto, según sea la festividad o el acontecimiento que se vaya a celebrar. Desde este atril, y como pregonero, yo pregono y digo en voz muy alta: Me siento orgulloso de vosotros. Sois un ejemplo para la juventud alcalaína. Seguid así: Teneís que celebrar los 25 años de vuestra fundación como tantas otras entidades de solera y prestigio de nuestro pueblo que ya lo han cumplido: como el Baloncesto, como el Alchoyano, como las peñas Amigos del Camino y la Canastera,... En definitiva seguid hacia adelante, pues mereceís el  apoyo y el reconocimiento de vuestro pueblo.!!

Como os decía, a mediados del pasado siglo, y a falta de un grupo escultórico que representara la entrada de Nuestro Señor Jesucristo en Jerusalén, desde la Parroquia se tuvo la feliz idea de representar la entrada tirunfal de Jesús en la ciudad Santa, con los niños de la catequesis parroquial. Años después todo esto se perdería, quedándose huérfana nuestra Semana Mayor de Procesión el Domingo de Ramos. No fue hasta 1998, gracias al siempre recordado Padre Hermida y al grupo de catequistas de primera comunión, comandadas por Paquita Fernández y Paqui Valenzulela, cuando se vuelve a organizar de nuevo la salida de la Borriquita  de nuestra parroquia. Así todos los niños y niñas de  la catequesis de primera comunión participan vestidos a la usanza hebrea. Es una verdadera catequesis viviente. No falta un detalle, con representaciones de todos  los oficios, las virtudes, los apóstoles y por supuesto el niño que va representando a Jesús montado en el borriquillo. Todo un espectáculo de luz y de color. Es una jornada de alegría pues representamos la entrada de nuestro humilde Rey en Jerusalén. Y en Alcalá, que como dijo el poeta, es la Jerusalén andaluza, no sube la procesión, sino que baja desde nuestra Parroquia para entregarse a todos los alcalaínos hasta la Alameda, cuando en un acto emocionante y emotivo, el niño que representa a Jesús, suelta la paloma que simboliza la Paz. Porque si por algo nos identificamos los cristianos es por la paz, la preeminanecia de la paz ante cualquier tipo de violencia. Todo el desarrollo de la procesión, es una explosión de felicidad, esa felicidad que ya nos abandonará y no la volveremos a encontrar hasta la gloriosa noche de la Resurrección.

MARTES SANTO

Nos dice el evengelista Marcos: “Entonces Pilatos, queriendo dar satisfacción a la turba, les dejó libre a Barrabás, y entregó a Jesús, después de azotarle, para que fuera crucificado”.

Ese es el momento de la Pasión que nos ilustra la magnífica talla de Nuestro Padre Jesús Atado a la Columna  y María Santísima de las Lágrimas, más conocida en Alcalá como la cofradía de Las Columnas.

Fundada por los  frailes de Santo Domingo, esta hermandad llegó a tener una categoría capital en nuestra Semana Santa y a mediados del pasado siglo fue una de las más importantes. Todavía impresiona ver la foto con el magnífico paso que salía desde Santo Domingo en el que a la talla del Cristo lo acompañaban dos excelentes sayones. Después se perdió y durante muchos años dejó de procesionar, pero eso no fue obstáculo para que un grupo de devotos la reorganizase y actualmente estemos ante una de las cofradías con más pujanza de nuestro Pueblo.

Como cofrade y amante de mi Semana Santa, me enorgullezco de la especial relación que he mantenido y mantengo con esta cofradía, viviendo multitud de anécdotas y sucesos pero desde luego pocos como lo que ocurrió con la talla del Cristo, cuando en su traslado al paso se le partieron los tobillos. Ayudar a solucionar aquel accidente es de las cosas de las que más orgulloso me siento, pues a pesar de todo, conseguimos entre todos que nuestro querido Cristo pudiese procesionar aquel año.  O  posteriormente conseguir el dinero para restaurar íntegramente la imagen del Cristo, sin que le costara nada a la hermandad. Todavía sé que alguno de los aquí presentes se emocionan al recordarlo. Pero  todo aquello se logró, para mayor esplendor de la Columna.

Como todo lo que los miembros de esta cofradía se proponen. Yo creo que si pudieran o tuvieran que cambiar de nombre, se deberían llamar Cofradía de la Pasión. Pasión que les ponen a las cosas. Pasión para renovarlo todo de arriba a abajo. Pasión para adquirir nuevas túnicas y enseres, pasión para echar horas en la nochevieja para recaudar fondos para la procesión (aunque este año no haya podido ser, y haya sido en el Carnaval), pasión para ensayar tantas noches en la parroquia y por la plaza alta para luego poder salir y hacer una maravillosa estación de penitencia y pasión para tener unos costaleros que llevan los pasos como  vosotros los lleváis. Es la Pasión la que luego os hace disfrutar en la calle hasta la madrugada sin importaros que el miércoles haya que trabajar y es la Pasión la que hace que os despidaís en ese final memorable y emocionante de cada año al entrar los pasos en la Parroquia. Como podéis ver ¡¡¡PASIÓN con mayúsculas¡¡

Toda esa Pasión es fruto de la admiración por la elegancia y la perfecta ejecución de la  escultura del Cristo, que hiciese el afamado escultor jerezano, Francisco Camacho de Mendoza, en el primer tercio del siglo XVIII. Verla implora a la pena y te lleva a comprender en esa cara del Cristo cuánto desconcierto y cuanto desagracedimiento de los hombres hacia Jesús de Nazaret.  También por el mismo autor fue tallada la obra de María Santísima de las Lágrimas, la belllísima imagen que acompaña al Cristo en su paso de Palio. Lágrimas por ver sufrir a su hijo. Lágrimas por tanta incomprensión. Lágrimas por el abandono y lágrimas de silencio.

Ojalá que esta ejemplar cofradía siga trabajando como lo está haciendo, pues  su trabajo honra y da lustre a nuestra Semana Santa. Y ojalá que a eso de las 8 menos diez,  durante muchos años pueda seguir entrando  en la parroquia  y pueda abrazar al hermano mayor  y desearle  que todo vaya lo mejor posible, después de haberle puesto bien el nudo de la corbata, pues alguna que otra superstición hay también en el mundo cofrade.

MIÉRCOLES SANTO

En su  relato de la pasión, el evangelista Lucas nos dice: “Cuando llegaron al lugar llamado Calvario, allí lo crucificaron, a Él y a los malhechores: uno a la derecha y el otro a la izquierda. Y Jesús decía: Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen”

Son las 10 y media en punto de la noche. Hace muy pocos minutos que las luces del alumbrado público se han apagado y las calles del casco antiguo de Alcalà se encuentran a oscuras. Solamente están iluminadas por la luz tenue de la luna llena de marzo.

En ese momento se abren las puertas de la portada neoclásica   de San Juan de nuestra parroquia. Por allí aparece la cruz de guía y los primeros penitentes de riguroso negro y morado de la cofradía del Perdón, tambien conocida por el Silencio. Y es conocida por el Silencio por el riguroso mutismo que guardan todos los componentes del cortejo procesional. Desde el primer hasta el último participante. Es un silencio que sobrecoge, y es la seña de identidad de la cofradía. No importa el frío, no importa la lluvia, no importa el desagradable levante, ni  algún que otro comentario o grito en voz alta. El silencio absoluto por la muerte de Cristo es impresionante. Y es silencio y es oración. Es oración por todo y por todos. Ejemplar cofradía y ejemplar puesta en escena en la calle. Los que participan en la estación de penitencia del Perdón, saben a lo que vienen. Y por eso sin duda, es el cortejo procesional en el que más personas adultas participan, casi todas mayores de edad. Dando un enorme ejemplo de testimonio y fe cristiana.

Cuando terminan de salir los penitentes, desde el interior de la Parroquia se escucha en el silencio de la noche el sonido de la música de capilla que delante del paso nos anuncia que éste se acerca a su salida. Cuatro penitentes, todos ellos hermanos antiguos, portan  faroles que escoltan el sencillo paso de madera tallada en el que aparece la imponente imagen del Santísimo Cristo del Perdón.  De esta preciosa talla del  crucificado, sabemos  desde hace muy poco tiempo que es una obra de Francisco de Gálvez, autor sevillano afincado en Jerez de la Frontera, y que fue terminada en 1667, por encargo de la cofadía del Dulce Nombre de Jesús, también ubicada en el Convento de Santo Domingo de nuestra localidad. Cuando se cerró al culto la Iglesia, la escultura pasó a nuestra parroquia de San Jorge. La cofradía como tal, se fundó en 1949, aunque el año anterior ya procesionó bajo el patrocinio y el impulso de la cofradía de la Columna.

Una vez el paso empieza andar, no hay lugar para las florituras, ni para ninguna licencia. El caminar es recto y sobrio, marcado por un único toque que un cargador da, y que marca el paso. De esta manera, atraviesa la Plaza Alta y va al encuentro  de su pueblo a través del arco de  la puerta del Sol, la única puerta que queda en pie del antiguo recinto medieval amurallado  de la población. Allí, tras un complicada maniobra en la que hay que tender el Cristo, tras pasar esa puerta, se entrega a la devoción de todo un pueblo.
Y callejeando por las estrechas calles de Alcalá, nos fijamos en el rostro dulce del Señor, el rostro de Perdón. Y al mismo tiempo, este año más que nunca, rostro de MISERICORDIA. Efectivamente, el papa Francisco ha declarado este año de 2016 como año Santo de la Misericordia. Y yo me pregunto, ¿quién hizo de la misericordia y el perdón las señas de identidad de su vida? Yo creo que la respuesta está clara. Jesús de Nazareth.

Y hoy lo vemos crucificado por las calles de Alcalá, después de haber sido humillado, apaleado, flagelado, pegado,.... Y aún en un último momento de vida, todavía tiene el maravilloso gesto de implorar perdón a Dios Padre por todos los que le rodean.

¡!!Cristo Crucificado, viva imagen del Perdón y de la Misericordia, ruega por nosotros!!!

JUEVES SANTO

En el evangelio de Mateo se nos cuenta que: “ mientras cenaban, Jesús tomó pan, pronunció la bendición, lo partió y se lo dió a sus discípulos, diciendo: - Tomad y comed; esto es mi cuerpo. Tomó luego una copa y después de dar las gracias, se la dio diciendo: - Bebed todos de ella, porque ésta es mi sangre, la sangre de la alianza, que se derrama por todos para el perdón de los pecados”.

No se entendería la pasión y muerte de Jesús sin la conmemoración previa de la última cena.  Y aunque en Alcalá no exista un grupo escultórico referente a este suceso evangélico, creo que merece la pena detenernos en él un momento. Porque creo que no se debe entender la Semana Santa sin los Divinos Oficios. Como siempre nos recordaba mi padre,  no se puede  entender  que se separe una cosa de la otra. Y no entiendo que se asista  a las procesiones, que se vivan intensamente y sin embargo muchos cofrades “pasen” desdeñosamente de los Oficios. Yo, como ambas cosas creo que están indisolublemente unidas, también  quiero relataros como las vivimos en nuestro pueblo. Y quiero aprovechar este día, el Jueves Santo para hablar de dos Instituciones imprescindibles: Del Beaterio y de Cáritas. Y quiero hacer mi pequeño homenaje a ambas. En un día proclamado por la Iglesia como el del Amor fraterno, el Amor universal,  el del mandamiento nuevo, en definitiva el AMOR con mayúsculas, estas dos benditas entidades reflejan a la perfección no la teoría, sino la práctica real del ejercicio del amor cristiano.

Por un lado, las monjas del bicentenario Beaterio de Jesús, María y José, que con tanto cariño siguen desarrollando su labor educativa, asistencial y de caridad. Y que con todo el primor del mundo preparan el altar especial que se monta para la adoración del Santísimo, tras los oficios. En esas manos, en ese buen gusto está expresado todo el amor que solamente ellas son capaces de dar. Es Cristo el que comparte con nosotros su Cuerpo y su Sangre en la última Cena. Y nuestras queridas monjas las que preparan ese altar, ese extraordinario sagrario para darle cobijo. Que el Señor siempre os bendiga, que os ayude con nuevas vocaciones y que el pueblo de Alcalá  os siga queriendo y defendiendo como lo ha hecho simpre a lo largo de la historia.

Y por otro lado tenemos a los hombres y mujeres que de manera altruista, y totalmente desinteresada dedican su tiempo libre a trabajar para ayudar a los demás, especialmente a los más necestidos. Ese Jueves Santo es la colecta especial de Cáritas. Y también el día del lavatorio de los pies. En él, Jesús lava humildemente los pies a sus discípulos. ¿Hay mayor gesto de humildad, de servicio a los demás que el que hizo el Señor? Ese gesto lo repiten metafórica e imaginariamente durante todo el año los voluntarios y voluntarias de Cáritas. La ayuda a los más pobres, a los que menos tienen,a los mas necesitados es su mayor seña de identidad. Señal de identidad de amor cristiano con mayúsculas.

Hacéis realidad aquella frase de San Ignacio de Loyola que decía que “el amor se ha de poner más en  las obras que en las palabras”. Ojalá que sigáis trabajando así muchos años, pues soís el verdadero ejemplo de la práctica cristiana de nuestra Parroquia.

Y así con la participación de cientos de personas, nuestra antigua parroquia se llena de gente que celebra con recogimiento y espíritu de oración el Jueves Santo.

A continuación sé que lo que voy a decir se ha escuchado mucho, pero yo no me resisto a volver a decirlo: “En Alcalá decir Jueves Santo es decir Nazareno”.

En su Evangelio, Juan, nos cuenta con gran seriedad y sin ninguna floritura que: “Así que por fin, Pilato se lo entregó para que lo crucificaran. Se hicieron pues cargo de Jesús  que, llevando a hombros su propia cruz, salió de la ciudad hacia un lugar llamado la Calavera, en hebreo Gólgota”.
¡Quién nos iba a decir  a mi amigo Gabriel Almagro y a mí,  cuando después de la  Semana Santa del año 1980,fuimos a hablar con el Padre Hermida con la intención de volver a sacar en procesión al Nazareno, y con la ayuda de otros amigos de Cristo Vive,  quién nos iba a decir a nosotros que nuestra cofradía, iba a tomar el auge y la importancia que posteriormente ha tenido en nuestra Seman Santa.!

Innumerables son los recuerdos y anécdotas que se me vienen a mi memoria de estos 36 años. La primera salida procesional, en aquel paso-tanque que trajo Ricardo Llamas desde Aguilar de la Frontera, que fue la primera y única vez en que salieron en el mismo paso el Nazareno, la Virgen de los Dolores y S. Juan ,y resultó que no había gente suficiente para cargar, y menos mal que ahí estabamos los jóvenes del Centro Juvenil Cristo Vive, que fuímos los primeros jóvenes en cargar un paso en Alcalá, pues entonces aquello no se llevaba... O las noches interminables preparando la salida procesional, o las modificaciones en los pasos, que hacía que éstos hubieran de cambiarse todos los años...

Todo ese milagro se produjo porque teníamos una ilusión: Que la imagen del Nazareno de Alcalá volviese a procesionar. La maravillosa talla del Nazareno de Alcalá, es obra del gran escultor José Montes de Oca, realizada en los años 30 de 1700. Esta nueva talla, que es la que ahora procesiona, sustituiría  a otra anterior. Debido a una desgraciada restauración realizada a mediados de los años 80, el Nazareno perdió su gracia, recuperándola gracias al trabajo de restauración de Ricardo Llamas y Miguel Angel Pérez.  En un magnífico paso de palio, procesiona la Virgen de los Dolores, preciosa talla de la que no sabemos con seguridad su autor, aunque parece que del círculo de los Astorga.

Este pregonero, ha sido y ha hecho de casi todo en el Nazareno, por lo que he vivido desde dentro toda su evolución. He sido Vocal y Secretario de la Junta de Gobierno. Cargador y Capataz de la Virgen de los Dolores. Penitente raso, y colaborador para todo lo que se me ha pedido. Pero de todas las responsabilidades me quiero quedar con la que todavía desempeño de manera ininterrumpida desde hace más de 35 años:  la organización de la salida procesional. Por eso quiero dar las gracias a todas las Juntas de Gobierno incluida la actual por permitirme lo que para mí es todo un honor, a pesar de los nervios y la tensión que supone dicha organización.  Aún hoy, es el cortejo más largo y numeroso de Alcalá, y ponerlo en la calle  manteniendo el orden no deja de entrañar cierta dificultad. Pero creo que poco a poco estamos concienciando a niños, jóvenes y sobre todo a mayores que se están volviendo a vestir de penitentes, de que la salida procesional debe ser algo muy serio y comprometido.

Para ello es fundamental el compromiso familiar. Y yo me siento muy orgulloso de tener una familia eminentemente nazarena. Con todos sus miembros realizando diferentes labores, desde mi madre planchando túnicas y poniendo peinetas hasta mis hermanos y hermanas,  mis cuñados y cuñadas, mis sobrinas y sobrinos entre los cuales hasta los más pequeños hacen el recorrido completo aunque estén reventados. Y sobre todo mi mujer y mis hijos,  todos ellos como decía,  tienen una cita los Jueves Santo con el Nazareno de Alcalá. Por eso mi recuerdo más especial, es para mi hija, vocal de la Junta de Gobierno, que por cuestiones laborales no puede encontrarse  hoy entre nosotros. A ella le dedico especialmente este pregón.

Nuestra procesión tiene momentos emocionantísimos. A mí me gustan especialmente  la salida de los pasos de la Victoria y la recogida, cuando después de entrar damos gracias a Dios por la estación de penitencia realizada. Aunque si hay un momento tremendo por su dificultad, es el paso de la procesión por la calle Soledad para pasar por delante del Beaterio y desembocar de nuevo en la Plaza Alta. Esa innovación en el recorrido, que tiene muy pocos años, ha hecho que una multitud se concentre en un espacio tan limitado, pero es que el paso por ahí a los sones de “La Madrugá” y salir a la Plaza Alta con el “Dios te salve María” que cantan los cargadores de la Virgen, es de una emoción que pone los vellos de punta. Emoción de ver a mi Virgen de los Dolores bajo el rezo de las monjas del Beaterio. Es como ya dije hace mucho tiempo en un pregón de pasión, mi Lola guapa y bonita, la que se pasea por las calles de mi pueblo...

Y cuando ves al Nazareno en nuestras calles con la Cruz a cuestas,  y cuando como cargador llevas a hombros los pasos del Cristo y de la Virgen y no hay subidas ni bajadas, y esos pasos es como si no pesaran, es cuando eres consciente de todo el sufrimiento que hay en el mundo. Y él, Cristo, sufrió por todos nosotros. Aquí, quiero acordarme del que muchos años fue ejemplar Hermano Mayor, nuestro querido Pepe Gallego. Ahora está cargando con la cruz de la enfermedad. Y te decimos ánimo, ánimo Pepe, porque el Nazareno te va a echar una mano, para que salgas adelante.

Quiero y debo  aprovechar este pregón para recordar a nuestro pueblo que durante este 2016 se cumplen 400 años de la fundación de la cofradía. Cofradía que con diferentes altibajos ha estado casi siempre procesionando por nuestras calles. Es como acertadamente dice Ismael Almagro, la institución más antigua que sigue en activo en nuestro pueblo si exceptuamos el Ayuntamiento y las de la propia Iglesia. ¡¡¡400 años¡¡¡. Cuántas ilusiones y cuantas preocupaciones. ¡!!400 años!!!La historia de todo un pueblo. Y ha sobrevivido a todos los sucesos históricos. Y pienso ahora en cuántos hombres y mujeres han luchado y peleado a lo largo de su historia para conseguir el máximo esplendor. Cúantos hermanos y hermanas han luchado por los enseres, por las imágenes, por la adquisición y el cuidado de los pasos, las donaciones, las rifas y loterías, etc.etc. Mi sincero recuerdo para todos ellos.

Aprovechando la efemérides, la Cofradía tiene que seguir adelante. Se lo digo directamente a la actual Hermana Mayor y a su Junta de Gobierno.

Por un lado, se debe de aprovechar la conmemoración de los 400 años de la fundación para hacer unos actos de la importancia del acontecimiento, y por otro,  debe de servir  para tomar impulso y mejorar muchas cosas.

Por todo eso, debemos de seguir el ejemplo de nuestro brillante pasado para tener un presente y sobre todo un futuro mejor.

VIERNES SANTO

El evangelista Juan nos dice: “ Una vez crucificado, Jesús sabiendo que todo se había cumplido, para que también se cumpliese la Escritura, exclamó: Tengo sed. Había una jarra de vinagre. Los soldados colocaron en la punta de una caña una esponja empapada en el vinagre y se la acercaron a la boca. Jesús gustó el vinagre y dijo: - Todo está cumplido. E inclinando la cabeza, entregó el espíritu.”

La comunidad cristiana de Alcalá conmemora desde muy temprano el Viernes Santo. En muchas familias todavía se conserva la costumbre de no comer carne ese día. Y nosotros por la mañana volvemos a encontrarnos con el Cristo del Perdón para celebrar en la Parroquia el rezo de las siete palabras de Cristo en la Cruz. Desde por la mañana, en este momento de oración y reflexión que tan magníficamente prepara la cofradía, nos preparamos para vivir con toda la plenitud el Viernes Santo.

Es a las 5 de la tarde, cuando conmemoramos la muerte del Señor. El ambiente en la Parroquia es bien distinto al del Jueves  Santo. Señoras y caballeros visten de  oscuro. Hay un silencio sepulcral en nuestro templo mayor. Todos los altares y sobre todo el altar mayor, están desnudos, sin paños que los cubran o decoren. No hay flores. La sencillez es total y absoluta. Y comienzan los oficios, con esa diferencia especial que los hace únicos, resaltando la lectura de la pasión según San Juan. El otro gran momento es la adoración de la Cruz donde todos los que nos consideramos cristianos reconocemos el sacrificio que aquel Hombre, hijo de Dios, hizo hace 2000 años. El final es desconcertante... Cristo ha muerto, y es  la única celebración del año en la que ni siquiera podemos ir en paz....

En su relato evangélico, más adelante Juan nos cuenta: “Después de esto, José de Arimatea, que era discípulo de Jesús, solicitó de Pilatos el permiso para hacerse cargo del cuerpo de Jesús. Pilatos se lo concedió. Entre él y Nicodemo se llevaron el cuerpo de Jesús y lo envolvieron con vendas de lino bien empapadas en la mezcla de mirra y áloe, siguiendo la costumbre judía de enterrar a los muertos. Cerca del lugar donde fue crucificado Jesús, había un huerto y, en el huerto, un sepulcro nuevo en el que nadie había sido enterrado. Y allí, por razón de la proximidad del sepulcro, y además por ser la víspera de la fiesta, depositaron el cuerpo de Jesús.”

Al final de los oficios, ya hay cofrades y hermanos de la Cofradía del Santo Entierro y la Virgen de la Soledad moviéndose nerviosamente y  ultimando los detalles de la salida procesional que va a tener lugar a partir de las 8 de la tarde. Sobre los pasos primorosamente preparados, en el primero de ellos se encuentra la elegante urna con la preciosa figura del Cristo Yacente. Aunque durante su restauración se encontró en su interior un papelito con la firma de Juan de Mesa, otras fuentes lo atribuyen a Francisco de Villegas, y  fue realizada en torno a 1630,  por lo que podemos asegurar que la talla del Cristo del Santo Entierro es la más antigua de las que procesionan en la Semana Santa Alcalaína. En el otro paso se encuentra la Virgen de la Soledad. Proviniente de la antigua ermita de la Vera Cruz en la Alameda,   hay datos  que la sitúan  a principios  del siglo XVII. De la autoría de la talla de la Virgen nada sabemos, auque sí hemos conocido que fue restaurada por Miguel Laínez Capote en 1956. A la Virgen en su paso la acompañan las esculturas de María Magdalena postrada de rodillas y San Juan Evangelista. Parece ser que este año S. Juan y la Magdalena van a salir en una nuevo paso realizado exclusivamente para ellos u cargado por una cuadrilla exclusivamente formada por mujeres. Quiero recodar que ya a finales de los años 70 del pasado siglo, siendo Hermano Mayor de la Cofradía el que con el tiempo sería mi suegro, Miguel De la Cruz, Miguelón, nos permitió a un grupo de jóvenes sacarlo en procesión y cargarlo tal como ahora se va a volver a hacer y este pregonero que os habla fue su capataz... Experiencia de juventud que luego fue fundamental en mi vida cofrade. De ahí el enorme y eterno cariño que le tengo al Santo Entierro y especialmente al San Juan.

A las 8 de la tarde comienza la procesión propiamente dicha. Todo un pueblo, pero especialmete todo un barrio se reune para acompañar a las imágenes. Es el momento de la Plaza Alta. Es su seña de identidad más clara. Algunos podrán decir que San Jorge también lo es. Pero creo que todos estaremos de acuerdo en que San Jorge traspasa todas las fronteras y el Santo Entierro es algo como mas íntimo, como más nuestro. Desde que tengo uso de razón, esta cofradía ha tenido dificultades para salir y desavenencias  en las Juntas de Gobierno. Será la que más Hermanos Mayores ha tenido en Alcalá en los últimos 30 años... Pero siempre ha salido a la calle al encuentro con su gente. Aquí no hay semanas previas de ensayos de los cargadores, aquí se llega y se carga porque se tiene una cita que muchos están esperando durante todo el año.Y esa manera de cargar también es especial. De hecho, a principios de los años 70 del siglo pasado, cuando había que pagar a los cargadores por cargar los pasos, el Santo Entierro se autodenominaba la Hermandad de Obreros, y para ellos era un orgullo cargar gratis los  pasos y de esa manera la carga era voluntaria sólo por la botella de vino y los bocadillos... Es una historia diferente a todas  las cofradías de Alcalá.

Por eso llama a la atención que a pesar de procesionar con el Cristo Muerto,  a la hora de la carga, se nota cierta “alegría” entre comillas. Sobre todo con la Virgen de la Soledad. Gente acompañando a la Soledad, para que no vaya sola...Virgen de la Soledad... Soledad por la muerte de su hijo. Pero repito que nunca está Sola. Está rodeada de un pueblo que la quiere y de un barrio que la adora...

Y si hay problemas económicos, se busca dinero hasta por debajo de las piedras y se sale a la calle, y se sale muy dignamente. Es cierto que a veces el cortejo se desorganiza, que hay cierto desbarajuste....  Pero es que yo os tengo que decir que el Santo Entierro es especial, y a lo mejor tiene cosas inexplicables... Así son las cosas desde que tengo uso de razón. Y todos hemos oído críticas por ello, pero sinceramente creo que hay que respetar las características de cada cofradía, intentando mejorarla, pero sin perder las señas de identidad de la misma.

Desde niño, siempre me ha gustado ver la procesión del Santo Entierro desde arriba, desde el balcón de la casa de mis padres... A pesar de que la imagen del Cristo iba tapada con una sábana debido al mal estado de conservación de la imagen. Afortunadamente en el año 2002 conseguimos los fondos necesarios para su restauración y desde entonces podemos observarla con toda su brillantez. Ahora, siempre me acuerdo de todos los familiares, amigos y cofrades, que han fallecido y ya no se encuentran entre nosotros. Y siempre rezo alguna oración de recuerdo por todos ellos...

Con ilusión y ganas, desde hace varios años un grupo de hermanos y devotos, están trabajando duro para devolver a este cofradía su antiguo espelendor. Y de hecho,  parece que los hermanos del Santo Entierro, vamos a tener en breve un cabildo de elecciones para elegir a un nuevo Hermano Mayor y a una nueva Junta de Gobierno. Desde este atril, os ofrezco mi desinteresada ayuda para que entre todos podamos seguir renovando y potenciando la salida procesional del Santo Entierro  tal y como  se viene haciendo desde hace siglos. Para nuestra Semana Mayor, la salida procesional del Santo Entierro es algo que no se debe perder jamás.

SÁBADO SANTO Y DOMINGO DE RESURRECCIÓN

La alegría gozosa de la resurrección nos la cuenta Mateo: “Pasado el sábado, al alborear el primer día de la semana, María Magdalena y la otra María fueron a ver el sepulcro. De pronto hubo un gran temblor. El ángel del Señor bajó del cielo, se acercó, rodó la piedra del sepulcro y se sentó en ella. Al verlo, los guardias se pusieron a temblar y se quedaron como muertos. Pero el ángel se dirigió a las mujeres y les dijo: - Vosotras no temáis; sé que buscáis a Jesús, el crucificado. No está aquí, ha resucitado.”

Muchos pregoneros de la Semana Santa, y sobre todo en los pueblos y ciudades donde después del Viernes Santo ya no hay desfiles procesionales, muchos pregoneros decía, casi dan por terminado su pregón. En Alcalá, la última salida procesional también es la del Santo Entierro, y para muchos cofrades ahí acaba nuestra Semana Mayor.

Pero a mí me gustaría insistir en algo que debe ser básico y fundamental. ¿Qué sería de nosotros, cristianos, sin celebrar como es lógico lo que nos diferencia de otras religiones? Aparte de su mensaje, de sus gestos, de su vida, de su enorme sacrificio muriendo por todos nosotros, Cristo es algo nuevo, diferente y maravilloso porque resucita de entre los muertos y nos da la vida eterna. Y aunque no haya procesiones, debemos celebrarlo.

En este momento no me resisto a recordar las más maravillosas celebraciones de la Pascua de Resurreción que algunos hemos vivido nunca. Naturalmente me refiero a las Pascuas que organizábamos los jóvenes del Centro Juvenil Cristo Vive. Al principio íbamos con chavales de toda la provincia al Charco de los Hurones y luego la hacíamos en el Santuario de Ntra. Sra. de los Santos organizada por nosotros mismos. Innumerables son los recuerdos que vienen a nuestra memoria: La preparación de los textos,  las inscripciones, las celebraciones, los cánticos, la elaboración y el  reparto de la comida, etc.etc. Y por eso, aquellos tres días fueron para muchos de nosotros aquí  presentes,  escuela de fe y de vida.  Y si todavía preguntáis a cada uno de los más de 100  jóvenes que ibámos a la Pascua por aquellos momentos, os dirán que son de los recuerdos más extraordinarios de sus vidas.

Pero ahora son otros tiempos.  Ahora debemos celebrarlo asistiendo a la Pascua de Resurrección el Sábado por la noche en nuestra Parroquia. En ella, en la Pascua, tiene lugar la más importante y a la vez bonita conmemoración de los cristianos. Una celebración  llena de simbolismo y con un ritual único. Empezamos a oscuras,  encendiendo la hoguera y de ella tomamos la lumbre para el Cirio Pascual. Nos recuerda que Cristo es la Luz del mundo. Posteriormente escuchamos los relatos bíblicos del Antiguo y Nuevo Testamento, hacemos la renovación de las promesas de nuestro Bautismo (pues renacemos con Cristo en la Fe) y terminamos con la celebración Eucarística.  Tiene esta celebración varios factores en contra que la hace tener  menos gente que la que debería: El día; un sábado. La hora; a las 10 de la noche. Que se celebra en la Parroquia y hay que subir a la plaza Alta, y su larga duración. Pero después de una época de visicitudes y de división en su celebración dentro de la comunidad parroquial, ahora desde hace tiempo, todos los grupos parroquiales juntos ( Camino Neocatecumenal, Grupo de Comunión y Liberación, Catequistas, Hermandades y Cofradías, Grupo de Viudas, Cáritas...) nos prestamos a celebrarla con espíritu de hermandad y amistad. Desde aquí, os animo a todos a celebrar el principal misterio del cristianismo, a celebrar el final de lo que conmemoramos en la Semana Santa y el principio del SER CRISTIANO: la Resurreción del Señor.

Y por último os propongo celebrarlo después del Sábado en un luminoso Domingo de Resurrección. En muchos pueblos y ciudades de España, y en nuestra provincia tenemos varios ejemplos, se celebra el domingo de Resurrección con la suelta de Toros y Vaquillas por las calles. En Alcalá, tenemos innumerables testimonios históricos en el mismo sentido. También se soltaban toros por las calles. Pero una vez que se perdió la costumbre, a la hora de recuperarla, se recuperó en San Jorge. Y dentro de un mes escaso, todo el pensamiento y el corazón de los alcalaínos estarán puestos en el jinete que vence al dragón desde su caballo blanco. Mi respeto y mi devoción hacia el mejor patrón que un pueblo pueda tener.Y mi homenaje y defensa al mundo de los toros, algo que jamás debemos permitir que se pierda.

Y os decía que os propongo celebrarlo. Y, ¿cómo y dónde?. Pues yo iré el domingo de Resurrección a celebrarlo con nuestra Madre y Patrona, la Virgen de los Santos. Iré, si Dios quiere al Santuario a celebrarlo con ELLA. ¡¡Qué mejor celebración que visitarla, que felicitarla como madre por la resurrección de su hijo¡¡. ¡¡Que mejor celebración, que verla y rezarle, y rogarle y darle gracias por todo lo que nos ayuda.¡¡  ¡¡Que mejor celebración, que verle la cara alegre, mostrándonos a su hijo, a ese Niño-Dios, que se ha quedado para siempre con nosotros¡¡. Es el momento de pedirle especialmente por nuestro seres queridos que por la distancia no pueden estar con nosotros, y le pedimos que los proteja...

Y allí, en plena explosión de la primavera alcalaína, en un santuario repleto de peregrinos, muchos empezamos a pensar ya en los gloriosos días que vendrán en Septiembre.....

Para finalizar, mi deseo es que nos dispongamos a celebrar por todo lo alto los misterios de la Muerte y de la Resurreción de Cristo.

Y que cada vez más, trabajemos por un pueblo cristiano y al mismo tiempo cofrade, para seguir perpetuando por muchos años esta preciosa historia de tradición,  de emociones y de sentimientos que ya tiene varios  siglos y que se llama Semana Santa en Alcalá de los Gazules.

Que el Señor os bendiga a todos.

En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espítiru Santo,  AMEN.                                                          
HE DICHO

                                                 Arsenio J. Cordero Domínguez


Alcalá de los Gazules a 13 de Marzo de 2016 

El tiempo que hará...