Páginas

miércoles, 20 de abril de 2016

CLÁSICO ALCALAÍNO - DON FERNANDO OTÁLORA PATÓN


                   
En la Historia de Las Escuelas Profesionales de la Sagrada Familia(SAFA), de Alcalá de los Gazules, aparece, en el 11º lugar del Apéndice I de los profesores y directores, la reseña de don Fernando Otálora Patón, natural de Castellar, provincia de Jaén, nacido el 22 de mayo de 1931. El pasado 6 de marzo de 2016 murió en Cádiz, después de haber sido maestro nacional, director escolar y emérito desde 1993. Tuvo tres hijos: Francisco Javier, Luis Manuel y Mayte.

El título de “los verdaderos maestros” es uno de los más reconocido por la sociedad. El mismo Jesucristo advirtió a los apóstoles: “No llaméis maestro a cualquiera, porque sólo hay uno, vuestro Padre que está en los cielos. Los alumnos suelen tener un recuerdo imborrable de aquellos que han sido auténticos maestros. Y cuando son personas modestas y salidas del pueblo, conservan todo lo que han aprendido de ellos.
Andrés Moreno Camacho me ha enviado una detallada biografía de don Fernando Otálora y se lo agradezco con toda el alma, porque me he acercado a un maestro bueno y sincero, que supo hacer el bien en nuestro pueblo de Alcalá de los Gazules.

Fernando era hijo de un mulero de Castellar (Jaén). Hijo primogénito de José Otálora Botias y Luisa Patón Hervás. Tuvo una hermana, Juana. En 1936, sus padres se separaron y José volvió a la casa paterna, mientras su madre trabajaba en un cortijo de Castellar, emigrando después a Madrid , donde trabajó n el servicio doméstico. Fernando tuvo que quedar en manos de sus abuelos maternos y entró como interno en la SAFA, recién creada por el padre jesuita Rafael Villoslada, de Úbeda, donde cursó los estudios primarios y secundarios, hasta ingresar en la Escuela de Magisterio que los jesuitas tenían en el internado. Acabó la carrera en la segunda promoción de la misma junto con Julián Sánchez Hermosilla.

El último año de carrera  obtuvo el premio literario del Ayuntamiento por un trabajo sobre “El Quijote”. Terminados los estudios, dio clase en la  en el Colegio de la SAFA en Andújar, sustituyendo a don Manuel Velasco, trabajando como inspector y cuidando con los internos. En la primavera de 1953, se incorporó por tres meses en el Campamento militar de Cerromuriano (Córdoba). Terminó los restantes meses de mili, que los terminó en el regimiento de Soria de Sevilla y en la Escuela Superior del Ejército de Madrid. Este período lo aprovechó para preparar oposiciones a Maestro Nacional, que consiguió en 1955. Su primer destino lo tuvo en 1955, en la Escuela Unitaria de Montuerga (Segovia), donde tomó posesión el 1 de noviembre. El curso siguiente fue destinado al Colegio de SAFA de Alcalá de los Gazules (Cádiz), donde conoció a la que sería su mujer, Francisca San Agustín Reguero.

El 1 de octubre llegó a Cádiz, donde tomó posesión de la Dirección de la Escuela de SAFA hasta 1987. Se jubiló como emérito en 1993.Mantuvo las buenas relaciones con los alumnos y familiares, con una prodigiosa memoria que le permitía mantener la amistad con todos los alumnos y mantener el reconocimiento de sus fisonomías. Desde 2008  residió con sus hijos  Luis Manuel y Mayte y su yerno Carlos Sesmero Otálora. El 22 de mayo de 2015 cambió su residencia a Cádiz en la casa de su hijo Javier y su nuera María Jesús HUERTOS. Murió rodeado de su familia el 6 de mazo de 2016.

Su máxima era: ”Si haces algo, hazlo bien.” En “Mis relatos afirma que se lo debe todo a los jesuitas, como persona agradecida y religiosa. Dejó en Alcalá una estela luminosa de trabajo, de paz y de amistad, recibiendo de sus habitantes en general, y de los padres y  alumnos de SAFA en particular, el reconocimiento de un hombre bueno y laborioso.
                                                                                                   

Juan Leiva

  

El tiempo que hará...