Páginas

martes, 21 de junio de 2016

VERANO ALCALAÍNO A LA VUELTA DEL CAMINO

              

La palabra “verano” viene de dos vocablos latinos: “veranum” “tempus”: “tiempo primaveral”. Es la estación más agradecida del año, no sólo por la alimentación, que se resuelve con agua, pan,  frutas, sandía y melón; sino porque las noches son cortas y los días largos, comprendidas entre la primavera y el otoño. En los trópicos, la temporada es de sequía, que dura unos seis meses. Dice el refrán que “marzo y septiembre” son dos meses hermanos, de despedida: uno se despide del invierno y, el otro del verano”. En Alcalá, septiembre es frutero, alegre y festero. Y, en San Miguel, todos los frutos están como la miel y el vendimiador corta los racimos de dos en dos. Y hay otra razón y es que casi todos, cuando le piden que trabaje, contestan: “Estoy de verano”.

El verano se ha simbolizado frecuentemente por una mujer joven  coronada de espigas sosteniendo una hoz y una gavilla o el cuerno de la abundancia, porque todo el mundo espera de la tierra la generosidad y gracia de todo un año produciendo, y la hoz  afilada para recoger el fruto del ciento por uno.   

Pero el verano pasa en un salto y viene septiembre amenazante: ”Septiembre, o seca las fuentes o arrastra los puentes.” ”Septiembre, el que no tenga ropa que tiemble.” ”Septiembre, el mes más malo que el año tiene.” “Y en septiembre, el enfermo tiemble.” ”Septiembre sereno, ni malo ni bueno.”

Septiembre es el mes en el que todo comienza; todo: la tierra de los campos, las clases de los alumnos, la limpieza de las casas, las fiestas del pueblo, el verano de San Miguel que faltará muy rara vez. La temperatura y las aguas se preparan para romper los terrones del verano. Y la Virgen de los Santos espera con paciencia infinita, para recibir a todos los hijos de Alcalá, los de dentro y los de la diáspora.

Cuando acaba el verano, parece que se nos escapa el entusiasmo, pero no es así, porque sin un buen comienzo, no hay buen final. Agustín Alcázar dice en su recopilación de refranes: ”Por febrero y septiembre, a las seis anochece y a las seis amanece.”
                                                      


 Juan Leiva

El tiempo que hará...