Páginas

lunes, 1 de octubre de 2012

ROMANCE DE LA CALLE LOS POZOS




ROMANCE  DE  LA  CALLE  LOS  POZOS

A mis vecinos de la  calle

Es  la  calle  de  los  Pozos
el  recuerdo más  antiguo
que  conservo  de  mi   pueblo.
Loma  con  dos  faldas   grises,
Dos  vertientes  empedradas
con  cantos del  río  Barbate,
que  las  aguas  de  los  cielos
gastan  tras  siglos  de  lluvias,
cayendo  en  sus  duras  caras.

Estas rutas del  levante
se  juntan  en  el  Altillo,
entre  las  casas  de  Jara
y  Currito  el  zapatero;
del  que  retengo  en  mi  mente
su  presencia  en  los  entierros,
con  la  boina  y  con  su  hermano
acompañándolo   siempre.


Y  por  esta  vía  de  piedra,
transitaban  sin  descanso,
los  muchos  alcalaínos
que  habitaban  en  sus  pagos.
Desde el  parque  a  la  Alameda,
de  la  Alameda  a  los  pozos,
o    quizás  a  la  vereda
que   hasta   Patrite   llegaba,
acercando  sus  molinos
a   los   hornos  de  la   plaza .

Era  una  calle  poblada
por  muchísimas  familias;
todas  de  hijos  cargadas;
gente  de  campo  y  honrada,
que  trataban  a  los  otros
como  a  propios  de  su  casa.

Recuerdo  bien  las  personas
que  abarrotaban  sus  patios.
Vislumbro  muy  bien  sus  caras,
mas   de  muy  pocos  recuerdo
sus  apellidos,   su  gracia.

El  tiempo  que   borra  y  gasta,
los  perdió   de  mi  memoria,
y   ello  me  causa  disgusto
porque  fueron  mis  vecinos,
y  por  los  gratos  recuerdos
les   reservo  un   gran  cariño .

Grandes  casas  con  paredes
repintadas  con  cal  blanca,
formando   una  calle  clara
bien  alineada  y  alegre.
Teja  mora   en  sus  tejados
y  en  los  cierres  y  balcones
bella  forja  gaditana
pintada  de  negro  o  verde,
según  el  gusto  dictaba.

Y  en  esa  calle  agitada,
por  donde  pasaba  el  agua
desde  los  pozos  morunos;
inicié   mi  primer  paso,
crecí   junto   con   mis   primos,
hice   eternas   amistades;
jugué   a  los  juegos de  entonces
casi  todos  ya  perdidos;
tracé  mi  primera  letra
y  desperté  mis  sentidos,
corriendo  tras  las  chiquillas
mas  lindas  que  he  conocido.

En  la  calle  se   vivía,
aquellos  años  dormidos,
muchas  horas  cada  día;
era  el  sitio  preferido,
sobre  todo  por  los  niños.
En  las  noches  veraniegas
que  tan  tarde  oscurecía,
se   platicaba  en  corrillos
con  las  sillas  en  las  puertas,
en  ambiente  distendido.
Mientras  la  gente  menuda
disfrutaba  de  lo  lindo,
gritando  de  un  lado  al  otro
con  sus  juegos  de  chiquillo.

Y   de  esta  calle  querida,
partí  de  mi  hogar  un  día
hacia  unas  tierras  extrañas,
olvidando  de  por  vida
el  residir  en  mi  casa,
disfrutar   de  mis  hermanos,
el  calor  de  la  familia . . .
De  amiga  la  soledad. . .
Siendo  mi  edad  tan  temprana.
¡  Y  esa  sí  es  la  pena  mía ¡ .


Fco.Teodoro Sánchez Vera .2010
Cuaderno  Añoranzas .


1 comentarios:

Anónimo dijo...

Me gustaría saber qué tipo y estructura de rima se utiliza en este .. ¿poema?.

El tiempo que hará...