Páginas

martes, 11 de agosto de 2015

HACIA UN NUEVO HUMANISMO - EL SOMETIMIENTO A LA REALIDAD


Aunque estamos de acuerdo con Salvador Giner en que las dos formas más frecuentes de estupidez son el optimismo y el pesimismo, pensamos que se da otra tercera actitud frente a la vida humana, probablemente más extendida en la actualidad: el excesivo realismo. Los hombres y las mujeres de hoy estamos atrapados por la realidad y por sus consecuencias inmediatas que abarca nuestra vista-: sólo vemos las apariencias externas y a escasos metros, y sólo percibimos la fachada de los hechos. Por eso, la mayoría de las veces, concedemos a la realidad mayor importancia de la que encierra y más esperanzas de lo que puede ofrecernos. Estar demasiado sometidos al mundo, a sus reglas, a sus normas y a sus estructu­ras, y vivir acuciados por la responsabilidad y por el miedo, a veces nos pueden succionar la dignidad de sujetos libres. Aunque es inevitable y saludable que experimentemos la pesadez de lo real, la gravedad de la vida y el lastre de la existencia, hemos de procurar que la realidad no nos hunda –física, mental y éticamente- con el peso material ni con presión de la gravedad moral.

Para lograrlo hemos de intentar integrar los objetos y los episodios de la vida ordinaria en un proyecto global que nos proporcione unidad y coherencia, que nos descubra lo maravilloso en lo cotidiano. Si nos contentamos con disfrutar sólo con los sentidos, sin añadir unas gotas de imaginación, de ilusiones, de fe, de esperanzas y, sobre todo, de amores, no  podremos disimular el aburri­miento, el fastidio y el hastío.

Empujados por cierta vocación de esclavitud, nos sometemos a las dictaduras de una realidad que nos aburre, abruma, esclaviza, debilita, coacciona y nos infunde miedo porque, con frecuencia otorgamos a la realidad unos poderes tiránicos que nos mantienen en una permanente angustia. Si pretendemos que la realidad no abuse de nosotros y que disminuya su hirientes aristas y su cruel dureza, hemos de fortalecer nuestra subjetividad; hemos de relativizar los hechos, jerarquizar los valores, pensar, imaginar, creer, esperar y, sobre todo, amar.




José Antonio Hernández Guerrero

El tiempo que hará...