Páginas

domingo, 10 de enero de 2016

EVOCACIONES ALCALAÍNAS - UN VISITANTE INOPORTUNO


En Alcalá se presentaba, por estas fechas, cada año, un visitante inoportuno. Llegaba cuando menos se esperaba. Era intempestivo, extemporáneo, impertinente, sobre todo para los mayores y para los agricultores. En cambio, para los chavales, era bien recibido y, al salir de la Escuela, se iban por el carril alto a la bocana de la Plaza Alta, -donde estaba el altar de la Virgen de los Santos-, para retarse con el visitante. El visitante era el levante, y los retos de los chavales atravesar la bocana sin caer, y jugar a la pelota sin ceder.

En torno al levante de Alcalá, hay todo un léxico y un refranero que ha creado el mismo pueblo con sabiduría de siglos, expresando las caras con que se suele presentar cada año. Así, cuando traía lluvia, se decía: “Cuando con levante llueve, hasta las piedras se remueven”. En la bocana de la Virgen de los Santos, nos poníamos con los brazos y el babi abierto para parar el levante. Generalmente, éramos arrastrados por la ventolera y nos llevaba hasta la casa de enfrente.

“Con levante en calma viene la sequedad y no se puede ni respirar.” Venía pocas veces, pero la calma calentaba el aire, lo dejaba quieto y no se podía dormir hasta la madrugá, cuando se le decía al hermano: “Échate pallá”. porque los cuerpos sudaban y las habitaciones no se enfriaban hasta que no bajaba el aire del Aljibe o subía la brisa del Barbate.

“El levante rondeño pasa por los montes y enciende los leños.” Venía del nordeste y acababa con los campos verdes. En un salto, los campos se volvían pardos. En cambio, “El levante solano sale con el sol y se va con el ocaso.”

 “La ventolera y el levantazo, hasta las banderas hace pedazos.”  “El levantichón y el levantuchón no traen ni un chaparrón.”


Dicen los refraneros que los refranes son dichos populares que enseñan o aconsejan sin libros. Son frases en verso o con cierto ritmo, fácil de memorizar. Ejemplos: “Cada refrán, dice su verdad.” “Cien refranes, cien verdades”. “Quien habla con refranes es un saco de verdades”.



Juan Leiva

El tiempo que hará...